Hablar de La Perrera es hacerlo de uno de los comercios más prestigiosos de la Axarquía en el terreno de la confitería y repostería, con una tradición reconocida por miles de ciudadanos, los que han probado las exquisiteces que prepara un enclave que regenta la familia Ruiz y cuyo calado entre el gran público es inmenso. Las cuatro décadas de Ángel Ruiz, desde 1870, en el sector de la repostería y confitería suponen el mejor aprendizaje para sus hijos, David y Verónica, que prosiguen la deliciosa tradición de La Perrera.

Tortas, mostachones, roscos y un sinfín de obras de arte hechas dulce conforman el sabroso patrimonio de La Perrera, que dio sus primeros pasos allá por mediados de siglo en el barrio de La Villa y hoy irrumpe en Vélez-Málaga. Con los galones de una confitería de verdadero postín, en la que, primero Ángel – durante casi medio siglo trabajando para los antiguos dueños- y luego sus hijos David y Verónica, han creado un auténtico universo del dulce, elaborado artesanalmente a diario y ofreciéndose al público como exquisito manjar, famoso en Vélez y la comarca dado su increíble sabor.

El trabajo del día a día, la afanosa preparación artesanal de cada alimento, el detallista trato al cliente… todas y cada una de estas muestras engrandecen su nombre.
La relación de delicias es de pecado. Posee el manueal de la mejor repostería.
Con Navidad, no te pierdas el roscón, una maravilla más de La Perrera.

Todos los típicos borrachuelos, tortas de aceite y de aguardiente, mostachones, roscos de vino, mantecados, patas de vaca, macetas, piquitos de chocolate, merengues de café, pasteles…

Se vende solo. 100% veleño y artesano.  
Las décadas al servicio del cliente han hecho de este negocio uno de los más populares de Vélez-Málaga.
Esta familia ha hecho próspera una marca de la mejor artesanía confitera.

El que prueba, repite.